GO UP
Image Alt

Andariego Viajes

Mi gran aventura en el circuito W

Mi gran aventura en el circuito W

 

Cuando me invitaron a hacer el famoso trekking de la W me entusiasmé. Debo reconocer que en un principio entré en duda, ya que me pregunté si me daría el cuerpo para caminar más de 70 km. durante cinco días en las Torres del Paine. Miles de turistas cruzan literalmente el mundo entero para vivir esta experiencia en uno de nuestros parques nacionales más reconocidos a nivel mundial. Por lo mismo, yo no podía ser menos y dejar pasar esta oportunidad. 

Existen distintos programas: yo hice la W Estándar, de 5 días y 4 noches, con pensión completa. Un circuito muy bien demarcado, con paisajes alucinantes y durmiendo en refugios con servicios de hotel (calefacción, agua caliente, cama con sábanas, desayuno, cena y box lunch para cada día). El contacto con la naturaleza en este lugar es único. Recorrer uno de los lugares más lindos del mundo y convivir con sus bosques, lagos, glaciares y fauna salvaje lo vuelve una experiencia verdaderamente inolvidable.

 

torres-del-paine

 

Día 1: El programa comienza en Puerto Natales. Aquí les recomiendo llegar una noche antes y visitar las oficinas de Fantástico Sur (empresa que opera el trekking), ya que se realiza una pequeña capacitación de seguridad y de cuidado del parque. No se la pierdan, porque no querrán toparse con un puma en medio del circuito y no saber qué hacer. Además, ellos te ayudan a preparar las cosas que debes llevar y a ocupar tu bolso de manera más eficiente. Y si tienes exceso de equipaje, también puedes dejar cosas en sus oficinas hasta tu regreso. Dicho lo anterior, el primer día salimos en bus rumbo a las Torres del Paine y, tras dos horas de viaje, llegamos a una recepción de bienvenida. Aquí revisan que esté todo en orden con la reserva dado que a partir de 2017 no se permite el ingreso al parque a quienes van sin ella para así controlar el número de visitas y cuidar el medio ambiente. Ya en la tarde nos acomodamos en el Refugio Torre Central para compartir nuestras primeras experiencias con el resto de los viajeros.

 

Día 2: Salimos temprano para nuestra primera prueba de resistencia: llegar al Mirador Base Torres, la postal más típica del parque. La primera misión es caminar 5,5 km. en subida hasta un pequeño refugio llamado El Chileno. Ahí pasaremos la segunda noche, por lo que podemos dejar nuestras pertenencias para continuar sólo con lo necesario hacia la base de las Torres. Desde El Chileno comenzamos a subir a través de un bosque de lengas, un camino liviano y agradable, por cerca de una hora y media hasta llegar a una morrena (pendiente de muchas rocas y piedras generadas por un glaciar). Esta parte implica un mayor esfuerzo, pero recompensado con la llegada a un lugar único en el mundo. Ahí justo frente a nuestros ojos vemos las tres gigantescas torres de granito que dejan sin palabras a cualquiera. Tras pasar un buen rato sacando fotos y contemplando estas verdaderas maravillas de la naturaleza, comenzamos el descenso hasta El Chileno para cenar y dormir.

 

Base-Torres-Dia-2

Día 3: Despertamos temprano, con una buena ducha y un desayuno contundente para comenzar el segundo tramo. Este día fue el más liviano, ya que la mayor parte de los 11 km. que recorremos es en un terreno plano donde bordeamos el lago Nordenskjold a los pies del macizo Paine. Durante este tramo tuvimos mayor tiempo para disfrutar de los paisajes, tomar buenas fotos e incluso mojarnos los pies a orillas del lago, en aguas completamente naturales. Este día llegamos al Refugio Cuernos a la hora de almuerzo, donde aprovechamos para descansar y recuperar energías para el que sería el día más largo en las Torres del Paine.

 

Camino-a-los-Cuernos-Dia3

 

Día 4: Salimos desde el Refugio Cuernos para recorrer alrededor de 20 km. Nuestro objetivo era llegar al Mirador Británico, para el cual teníamos que internarnos en el macizo Paine por medio de un camino complejo, de muchas piedras y ramas. Tras unas tres horas llegamos a la primera gran parada, el mirador que da al glaciar Francés, donde se aprecian increíbles vistas de glaciares que cuelgan desde las quebradas del macizo y que se desmoronan frente a nuestros ojos, toda una maravilla de la naturaleza. En este punto está la opción de devolverse para tomar el camino hacia el refugio Paine Grande, pero los más aventureros pueden optar por continuar el ascenso hasta el Mirador Británico, donde la vista es aún más espectacular. Esto demanda por lo menos unas tres horas más de camino y ya requiere de una resistencia física mayor. Luego de cumplir el gran objetivo, retornamos para llegar hasta el refugio. Sin duda éste fue el día de mayor exigencia, en el cual caminamos más de 12 horas, una verdadera prueba tanto física como mental, de la cual después nos sentimos orgullosos.

 

Valle-el-Frances-Dia-4

 

Día 5: Costó levantarse pero era nuestro examen final. El objetivo era acercarse lo más posible al glaciar Grey, que hasta ese día no habíamos tenido la oportunidad de ver. La caminata duró poco más de dos horas hasta un primer mirador, donde se puede apreciar toda la zona frontal del glaciar, justo sobre el lago Grey. Luego, los que aún teníamos algo de energía, seguimos hasta el siguiente mirador que prácticamente nos llevó a estar sobre el glaciar. Aquí la vista es asombrosa y me dejó literalmente helado al dimensionar la inmensidad de esa increíble masa de hielo. Ya en la tarde debimos regresar al refugio para comenzar a despedir nuestra aventura. A las 18 hs. tomamos un catamarán que navega el lago Pehoé, y es recién en esta parte donde dimensionamos todo los lugares que recorrimos, ya que desde esta navegación se puede apreciar todo el trayecto desde una perspectiva más alejada. Al llegar a nuestro destino un bus nos esperaba para retornar a Puerto Natales. Así se dio fin a una de las aventuras más emocionantes y locas que me ha tocado vivir.

 

Glaciar Grey Dia 5

 

Por Arturo Pérez Danús

 

Mapa-FS-2017-actualizado