GO UP
Image Alt

Andariego Viajes

Fin de Semana en la Mitad del Mundo

Fin de Semana en la Mitad del Mundo

Pasar unos días en Quito, capital de Ecuador y punto central que divide los hemisferios norte y sur, se convierte en toda una aventura. Su Centro Histórico, declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, hace de este espacio una verdadera riqueza cultural del pueblo americano. Un llamativo monumento ubicado en la latitud 0°, el Museo de Guayasamín y el recorrido por la avenida de las Siete Cruces son los imperdibles del emblemático territorio quiteño.

 

Conocer Quito te entrega una verdadera riqueza cultural. La capital de Ecuador fue declarada en 1978 como Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la UNESCO, y su inigualable centro histórico hace de esta ciudad un destino obligado para cualquier amante de la historia. Por lo mismo, quisimos vivir esta aventura y adentrarnos durante un fin de semana en este lugar para dar a conocer los placeres que entrega la hermosa ciudad ubicada en la mitad del mundo.

Nuestro camino se inició un viernes por la noche. Desde Santiago viajamos en un vuelo de LATAM directo hacia Quito. Otra alternativa que se puede tomar desde Chile es hacerlo a través de Avianca, con escala en Lima. De igual forma llegamos al Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, principal terminal aéreo de Ecuador, y el cual fue inaugurado hace poco más de 3 años. Un Aeropuerto moderno con una red de WIFI liberada, lo que siempre se agradece.

El aeropuerto queda a unos 35 kilómetros de la ciudad, por lo que llegar al centro de Quito no demora más de unos 45 minutos de un paisaje rodeado de cerros y grandes casas. Ya en Quito alojamos en la zona norte, la parte más moderna de la ciudad. Es un pequeño hotel, bastante cómodo, tipo boutique, enfocando su decoración, principalmente en la combinación entre la cultura ecuatoriana y el arte moderno, con 28 habitaciones.

Ya el sábado desayunamos y comenzamos nuestra real aventura por Quito. Del hotel salimos a las diez de la mañana en un tour Full Day (City Tour histórico y mitad del mundo). El primer lugar en visitar fue “El Panecillo” o Shungoloma, un cerro situado en el centro de Quito y que divide la capital ecuatoriana en sus zonas norte y sur. Sobre este cerro pudimos apreciar a la Virgen alada de Quito, o más conocida como la Virgen del Panecillo, la cual es una -poco tradicional- representación de la Virgen Maria realizada por un indígena ecuatoriano y la que posteriormente fue llevada a un gran monumento, el cual además, puede ser visitado en su interior para conocer más de su historia y apreciar una increíble vista de Quito y sus cerros, a los cuales el pintor Oswaldo Guayasamín dedicó tantas obras. Aquí también habrá tiempo de visitar pequeños puestos artesanales y de comida típica.

mitad-del-mundo2

Tras recorrer el Panecillo, bajamos al centro histórico de la ciudad. Un lugar increíble, de un nivel de conservación y cuidado envidiable, en donde se forjó parte de la historia de las principales misiones católicas en la época de colonización (Jesuitas, Franciscanos, Agustinos y Dominicos). Por lo mismo, actualmente hay una amplia variedad de iglesias de distintas congregaciones religiosas, lo que hace del lugar un atractivo perfecto para recorrer a pie, observando como la historia colonial de todo el continente pasa frente a uno en cada cuadra y esquina que recorre. Uno ahí aprecia la idiosincrasia del pueblo ecuatoriano, un pueblo sencillo y apegado a la religión y a su cultura.

Quito posee alrededor de 5 mil edificios protegidos, entre estos la Basílica del Voto Nacional, una de las catedrales más imponentes de America, que a pesar de no ser muy antigua (1924) tiene la particularidad de ser muy parecida a lo que es la famosa catedral de Notre Dame, pero con la importante diferencia de que sus “Gárgolas” son representaciones de la fauna de todo Ecuador (Tortugas, Iguana, Pumas, Caimanes, etc). Esta Basílica, sin duda, merece volver a visitarla con más tiempo del que el tour te lo permite. Luego de esto seguí el tour que me llevó a la avenida García Moreno, conocida también como la calle de las “Siete Cruces”, ya que caminando por esta avenida de antiguos adoquines podemos ver 7 de las principales iglesias de Quito, las cuales cautivan por su arquitectura, el trabajo en tallado de madera y sobre todo en los ostentosos muros y altares bañados completamente de oro. Aquí las principales iglesias que se pueden visitar son: La Iglesia El Sagrario, La Catedral Metropolitana y La Iglesia de la Compañía de Jesus. Además, este mismo camino te permite conocer la casa de gobierno (Palacio de Carondelet), la plaza de la independencia y antiguos edificios públicos como municipios y variadas tiendas de decoración y artesanía típica. Terminamos nuestro recorrido por el centro histórico en Plaza San Francisco, plaza que se encuentra a los pies del imponente convento de San Francisco, en que se ven decenas de restaurantes donde se puede almorzar (En mi caso, un delicioso encocado de camarones) en lo que parece una postal colonial, todo bajo la mirada de la Virgen del Panecillo.

mitad-del-mundo3

Terminado de almorzar salimos del centro y emprendimos rumbo a la segunda parte del tour, luego de unos 40 minutos llegamos a la mitad del mundo, sector ubicado al norte de Quito. Ahí visitamos el Museo de la Mitad del Mundo, donde se encuentra exactamente el punto por donde pasa la línea del Ecuador (medido con GPS). Esto ya que el tradicional monumento levantado a unos pocos metros del lugar fue construido en base a cálculos de una misión geodésica francesa que por la manera de medirlo quedó unos cuantos metros desfasado del centro (Pero no olvidemos que esto fue en el siglo XVIII, lo que es bastante valorable).

mitad-del-mundo4

El museo nos permitió no solo conocer lo relacionado con la mitad del mundo, sino que además poder realizar entretenidos experimentos que nos confirmaban estar de pie exactamente en la latitud 0°. Actividades como sacar el tapón de una vasija y ver como el agua cae sin hacer remolinos o poder parar un huevo crudo sobre la cabeza de un clavo, son algunos de los “experimentos” que nos llevaron a comportarnos como niños, sorprendidos con lo que fuimos aprendiendo. Como DATO, les recomiendo llevar su pasaporte al museo, ya que les pondrán un timbre que certifica que estuvieron en el punto 00º 00′ 00″ del planeta.

mitad-del-mundo5

Luego salimos del museo y fuimos a visitar el famoso monumento donde todos nos queremos sacar la foto. Ahí se explican detalles de la expedición geodésica, el cómo se hicieron los cálculos en la época y el por qué se eligió Quito para llevar a prueba el experimento (No les voy a contar, para no quitarles la emoción). Ahí nos tomamos el tiempo necesario para sacarnos las fotos más creativas, para luego terminar nuestro interesante tour y volver al hotel.

mitad-del-mundo6

En la noche, considerando que el Hotel no contaba con restaurant y a pesar de que en la zona había varios lugares, decidí ir a la “Plaza Foch”, ya que me la habían recomendado. Ubicada en la zona rosa de Quito, y a unos cinco minutos en taxi desde nuestro hotel. Es un lugar muy interesante para ir a pasar un buen rato, ya que contiene varias cuadras de bares, discos y restaurantes, en los cuales uno puede entretenerse con variada música en vivo y gastronomía internacional. Un lugar alegre, muy agradable y, por sobre todo, seguro. Es una zona bien custodiada por la policía y eso otorga mayor seguridad, convirtiendo el sector en un buen destino para salir a comer o a disfrutar de la noche quiteña.

Considerando que la economía ecuatoriana está totalmente dolarizada (La moneda oficial es el USD), siempre se recomienda ir con billetes chicos, sobre todo para taxis o pequeñas tiendas, ya que conseguir cambio para un billete de 100 o 50 USD es verdaderamente una odisea.

mitad-del-mundo7

El día siguiente en la mañana mi pasión por el arte latinoamericano me llevó a visitar (obligatoriamente) La Capilla del Hombre, la casa-museo del reconocido pintor sudamericano Oswaldo Guayasamín. El museo queda en el cerro Bellavista, muy cerca de lo que es el parque metropolitano de Quito, bastante cerca de donde estábamos, pero al ser en la cima de un cerro, les recomiendo tomar un Taxi. La entrada tiene un costo de 8 USD, lo que te permite tomar el tour por “la capilla del hombre” y además entrar a la casa del pintor. Este museo te permite estar 3 a 4 horas disfrutando de la obra de Guayasamin, donde pudimos encontrar esculturas, murales, acuarelas y oleos. Conocimos además la colección personal de pinturas, artesanías y esculturas del pintor, además de videos de la creación de obras, (cómo pintó al guitarrista Paco De Lucía) y fotografías varias.

 

Parte importante de la obra de Guayasamin estaba enfocada en el sufrimiento del pueblo latino en épocas de dictadura, aquí podemos ver el cuadro original de “Homenaje a Nicaragua” y de “Lágrimas de Sangre”, que personalmente me emocionó muchísimo por el trasfondo que tiene para la historia de Chile. Además encontramos grandes obras como “El Guitarrista” y algunos cuadros de la serie Madre y niño o un retrato de la “Negra” Sosa. Aprovechamos también de visitar el “Árbol de la Vida”, donde están enterrados los restos del pintor, fallecido en 1999, y de su mejor amigo.

 

mitad-del-mundo8

Al salir del museo, si desea, por la cercanía del parque metropolitano Guanguitagua, uno puede tomar una caminata, entrar al parque y recorrerlo por sus senderos (todos demarcados) para conocer uno de los pulmones de Quito y gozar de una espectacular vista. Yo luego de una larga caminata por el cerro aproveché de almorzar en un pequeño puesto, donde personalmente probé el tradicional Cevichocho. Una especie de ceviche hecho con un tipo de poroto, en vez del tradicional pescado. Un interesante plato acompañado con plátano frito y cabritas. Luego de eso, la salida del parque me llevó a una de las avenidas principales de Quito, donde también a pie se recorren variadas tiendas, centros comerciales, barrios residenciales y restaurantes hasta regresar al hotel. Ahí finalmente dimos cierre a lo que fue nuestro viaje. Un fin de semana perfecto y absolutamente recomendado. Los días fueron bien aprovechados, pero sin dudas nos quedamos con ganas de conocer otros maravillosos lugares.

 

Por ejemplo, una alternativa que se puede tomar en Quito es ir a conocer la localidad de Otavalo. Una excursión de día completo por la denominada “capital intercultural del Ecuador”. Esto, por ser un lugar con enorme potencial en riqueza cultural, historia y desarrollo comercial. Este valle andino es famoso por su trabajo textil y enorme comercio, características que lo convierten en el mercado artesanal indígena más grande de Sudamérica. Es recomendable visitarlo los días sábados, puesto que ese día llegan pobladores de todas partes de Ecuador a mostrar su artesanía.

También otra opción perfecta es ir al parque nacional Cotopaxi, ubicado a 70 kilómetros de Quito. Un lugar donde se puede apreciar la sorprendente flora y fauna de la zona, conocida por su amplia variedad de aves y maravillosa naturaleza a los pies del imponente volcán Cotopaxi, uno de los volcanes activos más altos del mundo.

Para finalizar, quiero agregar que Quito es una ciudad maravillosa, limpia, segura y por sobre todo orgullosa de su patrimonio histórico y cultural. Pasar un fin de semana ahí fue sin dudas una aventura que personalmente recomiendo a cualquier viajero hacer alguna vez. Los encantos de su riqueza cultural hacen que este destino sea ideal para visitar, aunque sea por sólo unos días. En nuestro caso, el fin de semana que pasamos en esta ciudad quedó atesorado y dejó dentro de mí la curiosidad de seguir investigando la mitad del mundo.